viernes, 24 de mayo de 2019

ASÍ NO HAY QUIEN VIAJE


Y como siempre por este fechas algo acaba y algo se prepara para empezar de nuevo. 
Finales de curso, pero antes preparamos una pequeña muestra de lo que ha sido el hacer del día a día; y en ello estamos trabajando. Combinamos directo y vídeo, teatro y cine y lo estamos grabando todo para que quede constancia. 
Un grupo de alumnos del Taller Inclusivo de Talentos de ACTU, dirigido por M. José Domenech, trabajamos en un corto que estará terminado a mediados del próximo mes de junio: "Así no hay quien viaje", un crucero por un río loco en cuya travesía pasan cosas muy extrañas: desaparecen pasajes, aparecen pinturas, desaparecen mascotas, pócimas mágicas en las bebidas, llamadas telefónicas raras... y un fantasma ¿O no..?

miércoles, 10 de abril de 2019

Accesibilidad Cognitiva: un derecho para ellos, una obligación social

Según un estudio realizado por José A. León, José A. Martínez-Huertas y Olga Jastrzebska de la UAM y Álvaro León López de la Universidad de Alcalá de Henares entre los años 2017 y 2019 para saber qué nivel de lectura tienen las personas con discapacidad intelectual, confirma que no todas estas personas  tienen el mismo nivel lector. Hasta aquí, obvio. Sin embargo, el informe también demuestra que algunas personas con discapacidad intelectual tienen el mismo nivel lector que estudiantes de universidad sin discapacidad intelectual.

El informe expresa que 7 de cada 10 personas con discapacidad intelectual son capaces de leer textos de nivel fácil frente a las 2 personas de cada 10 con discapacidad intelectual que consiguen leer textos de nivel difícil.


Estos datos nos expresan claramente que si los textos son adaptados a un formato de Lectura Fácil, el número de personas con discapacidad intelectual que pueden acceder a textos más complejos y por tanto poder entenderlos, es superior.

Por tanto, si adaptamos los textos, muchas personas pueden mejorar su nivel de lectura e incluso comprender ciertos documentos.

El estudio demuestra que no existen diferencias con respecto a la lectura, ni por razones de vivir en diferentes comunidades autónomas, ni por vivir en un pueblo o en una ciudad, ni por ser hombre o mujer. Pero sí mejora el nivel de lectura entre aquellas personas con discapacidad intelectual que validan textos en Lectura Fácil. Y esto es así porque participan de forma activa a la hora de validar esos textos.

Por tanto, la Lectura Fácil es un derecho y la participación activa en la validación de textos implica una mejora significativa en el nivel lector de las personas con discapacidad intelectual.

Es un deber social adaptar los textos a Lectura Fácil, escribirlos para ellas y con ellas.

La Lectura Fácil es el camino que las conduce a comprender mejor el mundo.





martes, 9 de abril de 2019

Taller GAT





El día 9 de abril comenzamos el Taller GAT, Grupo de Apoyo al Talento, con el fin de adquirir las competencias necesarias para apoyar a la dirección de personas con capacidades diferentes en el ámbito teatral. Este nuevo taller complementa al que ya comenzamos, y en el que seguimos trabajando, en octubre de 2018 bajo las directrices de M. José Domenech.

jueves, 4 de abril de 2019

Días 2 y 3 de abril: Teatro y Accesibilidad Cognitiva



El día 2 de abril estuvimos en el Teatro Romano de Mérida disfrutando del buen tiempo y sobre todo en inmersión total en la historia, momento exacto del disfrute del XXIII Festival Internacional de Teatro Grecolatino con la Compañía De Teatro Noite Bohemia y su comedia "Miles Gloriosus".



Y al día siguiente en el Primer Seminario Estatal de Accesibilidad Cognitiva.


La accesibilidad cognitiva es hacer el mundo más fácil de entender.

En este seminario, hablamos sobre los servicios de accesibilidad, la accesibilidad como derecho, creatividad e innovación y la transformación, es decir, cómo hacer mejor la accesibilidad.







miércoles, 27 de marzo de 2019

Mensaje por el Día Mundial del Teatro

Antes de mi despertar en el teatro, mis maestros ya estaban allí. Habían construido sus casas y sus poéticas sobre los restos de sus propias vidas. Muchos de ellos no son conocidos o apenas se les recuerda: trabajaron desde el silencio, desde la humildad de sus salones de ensayo y de sus salas llenas de espectadores y, lentamente, tras años de trabajo y logros extraordinarios, fueron dejando su sitio y desparecieron. Cuando entendí que mi oficio y mi destino personal sería seguir sus pasos, entendí también que heredaba de ellos esa tradición desgarradora y única de vivir el presente sin otra expectativa que alcanzar la transparencia de un momento irrepetible. Un momento de encuentro con el otro en la oscuridad de un teatro, sin más protección que la verdad de un gesto, de una palabra reveladora.
Mi país teatral son esos momentos de encuentro con los espectadores que llegan noche a noche a nuestra sala, desde los rincones más disímiles de mi ciudad, para acompañarnos y compartir unas horas, unos minutos. Con esos momentos únicos construyo mi vida, dejo de ser yo, de sufrir por mí mismo y renazco y entiendo el significado del oficio de hacer teatro: vivir instantes de pura verdad efímera, donde sabemos que lo que decimos y hacemos, allí, bajo la luz de la escena, es cierto y refleja lo más profundo y lo más personal de nosotros. Mi país teatral, el mío y el de mis actores, es un país tejido por esos momentos donde dejamos atrás las máscaras, la retórica, el miedo a ser quienes somos, y nos damos las manos en la oscuridad.
La tradición del teatro es horizontal. No hay quien pueda afirmar que el teatro está en algún centro del mundo, en alguna ciudad o edificio privilegiado. El teatro, como yo lo he recibido, se extiende por una geografía invisible que mezcla las vidas de quienes lo hacen y la artesanía teatral en un mismo gesto unificador. Todos los maestros de teatro mueren con sus momentos de lucidez y de belleza irrepetibles, todos desaparecen del mismo modo sin dejar otra trascendencia que los ampare y los haga ilustres. Los maestros de teatro lo saben, no vale ningún reconocimiento ante esta certeza que es la raíz de nuestro trabajo: crear momentos de verdad, de ambigüedad, de fuerza, de libertad en la mayor de las precariedades. No sobrevivirán de ellos sino datos o registros de sus trabajos en videos y fotos que recogerán solo una pálida idea de lo que hicieron. Pero siempre faltará en esos registros la respuesta silenciosa del público que entiende en un instante que lo que allí pasa no puede ser traducido ni encontrado fuera, que la verdad que allí comparte es una experiencia de vida, por segundos más diáfana que la vida misma.
Cuando entendí que el teatro era un país en sí mismo, un gran territorio que abarca el mundo entero, nació en mí una decisión que también es una libertad: no tienes que alejarte ni moverte de donde te encuentras, no tienes que correr ni desplazarte. Allí donde existes está el público. Allí están los compañeros que necesitas a tu lado. Allá, fuera de tu casa, tienes toda la realidad diaria, opaca e impenetrable. Trabajas entonces desde esa inmovilidad aparente para construir el mayor de los viajes, para repetir la Odisea, el viaje de los argonautas: eres un viajero inmóvil que no para de acelerar la densidad y la rigidez de tu mundo real. Tu viaje es hacia el instante, hacia el momento, hacia el encuentro irrepetible frente a tus semejantes. Tu viaje es hacia ellos, hacia su corazón, hacia su subjetividad. Viajas por dentro de ellos, de sus emociones, de sus recuerdos que despiertas y movilizas. Tu viaje es vertiginoso y nadie puede medirlo ni callarlo. Tampoco nadie lo podrá reconocer en su justa medida, es un viaje a través del imaginario de tu gente, una semilla que se siembra en la más remota de las tierras: la conciencia cívica, ética y humana de tus espectadores. Por ello, no me muevo, continúo en mi casa, entre mis allegados, en aparente quietud, trabajando día y noche, porque tengo el secreto de la velocidad.
Carlos Celdrán

viernes, 22 de marzo de 2019

Si no es divertido no es ACTU


Son ya 12 años los que llevamos trabajando para que a las personas con discapacidad intelectual, algún día, dejemos de llamarlas así y lo hagamos solamente por sus nombres, igual que tú y yo somos personas con nombre y sin etiquetas. Pero mucho me temo que aun falta mucho.

Nos encontramos en un momento en el que ni incluso las propias familias nos ponemos de acuerdo.

En ACTU sí lo tenemos claro. 

Nuestra experiencia trabajando desde el ocio con nuestros compañeros nos demuestra cada día que son muchas las capacidades que poseen y lo que aportan a la sociedad. Para nosotros, sin ninguna duda, son el motor que nos impulsa a seguir adelante con nuestros proyectos a pesar de las adversidades, que las hay, y más especialmente en esos momentos. Aprovechamos sus maneras de ser, sus comportamientos impecables, la sencillez que poseen y sus cerebros para tener una visión mucho más amplia de la realidad.

Son ellos y solo ellos los que nos ayudan a llegar, son ellos los que llenan teatros, son ellos los que con sus logros nos impulsan a seguir, es por ellos por los que con cada logro organizamos una fiesta, son ellos los que cada día se esfuerzan en subir un peldaño más.

Todos aquellos que tenemos algún vínculo, social, profesional o familiar con estas personas nos acabamos convirtiendo en una versión mejorada de nosotros mismos.

Pero nos queda todo por hacer, desde lo más sencillo a lo no tan fácil. La sociedad es consciente de que una persona en silla de ruedas no puede subir escaleras y que tampoco lo puede hacer así, sin más, una persona con discapacidad visual y que tampoco sabe cuando cruzar por un semáforo una persona con discapacidad auditiva; entonces por qué no logramos entender que una persona con discapacidad intelectual tiene el derecho a leer y entender El Quijote…

Es compromiso de TODOS y un derecho fundamental que todos seamos capaces de subir escaleras, cruzar las calles y leer libros.

En ACTU nos preocupamos de ir paso a paso porque somos conscientes de que “el primer paso no te lleva adonde quieres ir pero te saca de donde estás” (Elena López Ribóo).


En ACTU no inventamos nada pero lo ponemos en práctica y lo que es más importante, si no es divertido no es ACTU. 

miércoles, 6 de febrero de 2019

Jornadas inclusivas en el Colegio La Salle Maravillas de Madrid

En ACTU seguimos con el Proyecto "Valoremos la diversidad. Apostando por la inclusión" y el día 22 de enero estuvimos de nuevo en el Colegio La Salle Maravillas de Madrid compartiendo la inclusión, la diversidad y la visibilidad (hacemos nuestras las 3 palabras de Jesús Vidal, Premio Goya al mejor actor revelación por su papel en la película #CAMPEONES) con los alumnos de 1º y 2º de E.S.O.

Nos acompañaron Teté González, Héctor Fernández, Vicente Moraleda, Concha Rodríguez y Ángel Serna.






miércoles, 16 de enero de 2019

Comenzamos las Actividades Culturales de ACTU en los primeros días del año.
15 de enero de 2019: Asistencia de ACTU a la muestra de teatro inclusivo en el CIAM